Llámanos: 9-62749196
Lunes a Viernes: 09.00 - 20:00 horas
  

El comer emocional es usar la comida para sentirte mejor, es comer para llenar tus necesidades emocionales y no para llenar tu estómago. El hambre emocional no la puedes llenar con la comida, cuando comes te puedes sentir mejor en el momento, pero las emociones que te gatillaron que comieras aún permanecen ahí.

Además, después de comer, te sientes peor y te culpabilizas por las calorías que consumiste innecesariamente.

Te sientes derrotada y sin fuerza de voluntad para controlar tu alimentación y tus sentimientos, y además, cada vez se te hace más difícil poder controlar tu peso.

Al usar la comida como mecanismo para resolver tus problemas te quedas entrampada y sin solucionar el conflicto real.

¿Cuál es la diferencia entre el hambre física y el hambre emocional?

El hambre emocional te pide comidas placenteras

Cuando estás con hambre física no sólo las comidas placenteras son satisfactorias sino que también lo son las comidas saludables, en cambio cuando sientes hambre emocional solo buscarás comidas placenteras ricas en grasa o azúcares que te harán sentir un alivio inmediato.

El hambre emocional viene repentinamente

Surge de forma instantánea, desesperada y urgente, en cambio el hambre física surge de forma gradual y no requiere una satisfacción inmediata.

El hambre emocional se mantiene a pesar de sentirte lleno

Con el hambre emocional te mantienes con ganas de comer más y más a pesar de sentirte incómodamente lleno, en cambio, con el hambre física tu estómago te avisará cuando ya no necesites comer más.

El hambre emocional te lleva a comer sin conciencia y de forma automática

Antes de que alcances a darte cuenta probablemente ya habrás comido una bolsa entera de papas fritas o una barra completa de chocolate sin poner atención y sin disfrutar, en cambio cuando comes por hambre física generalmente estarás más consciente de lo que estás comiendo.

El hambre emocional no está localizada en el estómago

A pesar de sentirte hinchado e incluso con dolor de estómago el deseo de comer seguirá estando en tu cabeza.

El hambre emocional te genera arrepentimiento, culpa y vergüenza

El hambre física no genera culpa porque estás comiendo por una necesidad biológica, a diferencia del hambre emocional en que te sientes culpable porque comes solo por placer.

El comer emocional se puede manifestar transversalmente en todas las conductas de alimentación disfuncionales.
Los desórdenes de alimentación propiamente tales, los desórdenes de alimentación más conocidos son:

Bulimia Nerviosa

Se caracteriza por la presencia de episodios de atracones seguidos de conductas compensatorias. Las personas que sufren de bulimia nerviosa suelen tener un peso normal.

Anorexia Nerviosa

Se caracteriza por una restricción del consumo de alimentos que lleva a un peso corporal marcadamente bajo. Puede estar asociado a conductas compensatorias.

Síndrome del Comedor Nocturno

Se caracteriza por la presencia de atracones durante la noche que no son seguidos de conductas compensatorias y suelen tener como consecuencia el sobrepeso o la obesidad.

Adicción a la Comida

Se basa en los estudios científicos que demuestran que las drogas y los alimentos ricos en grasas o azúcares, estimulan los mismos centros de recompensa en el cerebro, lo que hace que las personas con esta condición se relacionen con la comida como si fuera una droga.

Grazing o picoteo

Se caracteriza por comer pequeñas cantidades de comida de forma repetitiva durante el día. Se suele observar en personas con sobrepeso y en pacientes que se han operado de una cirugía bariátrica siendo el principal factor de riesgo para recuperar el peso perdido.